Sunday, January 2, 2011

EL HOTEL NACIONAL Y SUS 80 AñOS...



Cada vez que quiero leer algo que me deje confundida, que no se adapte a una realidad o que carezca de suficiente fuentes de información, me leo el Nuevo Herald.

Por eso el viernes en la mañana, mientras desayunaba en un restaurante de la Calle 8, deguste el artículo de Jenny Barchfield sobre el Hotel Nacional, radicado en la ciudad de La Habana.

Mas que un artículo sobre un hotel, me parecía que estaba leyendo El Padrino # 5…donde los gánsteres, la mafia y las luminarias de Hollywood acudían a darse cita, para fabricar sus más caras aventuras. Era como la meca donde se discutían el crimen, juego y prostitución de la pequeña ciudad.

Cito a Barchfield, “la historia del hotel es en cierto modo un reflejo de la historia de Cuba”.

En mis libros de historia del Colegio Fabra, nunca leí sobre Al Capone, Lucky Luciano o Mayor Lansky, ellos no compartían paginas con José Martí o Antonio Maceo…así que desconozco esa parte de la historia cubana que habla la periodista.

En el año 1949, mis padres pasaron su luna de miel en el Nacional…ellos no eran mafiosos, ni millonarios excéntricos, ni tan siquiera actores de teatro de pueblo…eran cubanos de a pie.

Mi padre recién graduado de ingeniero y empleado de la Compañía Cubana de Electricidad, mi madre una joven que trabajaba en la tienda Sánchez Mola…como no tenían dinero para viajar…su decisión fue una semana en el hotel.

Lo que no me puedo imaginar es como mis padres pudieron tener tiempo entre las balaceras, la mafia y las luminarias hollywoodense, para disfrutar un encuentro amoroso…y menos aun como pudieron obtener una habitación…olvidaba, mi padre fue al colegio con Errol Flynn en Marianao…seguramente el les hizo las reservaciones.

Pero gracias a Dios la revolución vino a redimir el hotel de tan triste pasado…cuando fue nacionalizado, lo convirtieron en una escuela para que cientos de campesinas aprendieran a leer y bordar…e ingenieros soviéticos y parejas cubanas casadas poblaron sus habitaciones…que hasta ese entonces solo era privilegio de extranjeros millonarios y delincuentes mafiosos.

La revolución también lo redecoro, con carteles de eslóganes comunistas y con una red de túneles y antiaéreas que adornaban sus jardines, cuando la crisis de los misiles…

De acuerdo con el artículo, los cubanos del exilio atacaron el hotel en el año 1997, estallaron una bomba en el lobby… seria la misma que daño la pintura de las antiaéreas y mancharon los carteles de consignas…

Hubo una renovación en el 1990… y hoy unos 86,000 turistas ocupan sus habitaciones…las cuales cuestan según su administrador $120 pesos convertibles.

Lo que no dice Barchfield es que los cubanos de a pie, como mis padres, no pueden hospedarse en los hoteles de Cuba, porque existe un Apartheid que no les deja…además a los obreros cubanos, le pagan en pesos y les cobrar en moneda convertible…

Ahora el hotel sirve a los turistas en búsqueda de aventuras sexuales, para que las hagan realidad con nuestras jóvenes cubanas, que carecen de alimentos, ropas y lo más esencial para vivir, brindándoles a cambio un plato de comida, un “blumen” o un perfume barato.

Hospeda a toda la comparsa de mandatarios trasnochados en el socialismo…y a todo aquel que tenga un dólar, excepto al pueblo cubano.

Ya hoy no van luminarias de Hollywood, solo Steven Spielberg, Kate Moss, Sean Penn…artistas desconocidos y directores que algún día harán un corto famoso, que tal vez sea nominado para el Premio Coco Solo…otorgado por el barrio donde nací.

Ya no hay mafiosos, ni gánsteres, tal vez algún guerrillero terrorista de la FARC o de la ETA que le guste vacacionar en el trópico o ande de incognito después de un secuestro o estallido, recogido por una primera plana de un diario local.

La periodista solo lista dos fuentes de información, la de la señora Estela Rivas historiadora semioficial del hotel y Antonio Martínez Rodríguez, gerente general del Nacional y la película El Padrino Parte 2…

Dios quiera que a estos periodistas, no les toque hacer las crónicas de la revolución, después de la muerte de los Castro…porque si ellos las hacen, prepárense para un San Fidel, Patrón de los Hoteles.

P.D. Si no llega a ser por la visita de Winston Churchill…en el 1946…me hubiese quedado con la impresión de que el Nacional, era solo un burdel caro…



…Y PASA LA NOCHE.

5 comments:

Miriam De La Vega said...

¿Puedes creerme que en tres décadas que viví en Cuba, jamás me interesó hospedarme en ese hotel? Es que siempre me gustaron más las construcciones modernas, así que mi favorito era el hotel Riviera, fue allí donde pasé mi luna de miel.

Anonymous said...

Seria buenisimo que publicaras este escrito en El Nuevo Herald (si te dejan publicarlo)ya que lo encuentro mucho mas real que lo que publico. Gracias por tus comentarios, un abrazo Felix

Anonymous said...

Envíelo al Herald, por favor.

Anonymous said...

ESTIMADA CLAUDIA, GRACIAS POR TU COMENTARIO...PERO NO ACEPTO ANUNCIOS COMERCIALES EN MI BLOG...PUEDES DEJAR LOS COMENTARIOS QUE GUSTES...MY BLOG NO TIENE CENSURA...ASI QUE VUELVE A HACER TU COMENTARIO Y CON MUCHO GUSTO QUEDARA PUBLICADO.

UN ABRAZO...CUQUI CAYRO.

David said...

La verdad que hay en el mundo Hoteles con gran trayectoria y con muchos años de historia. Sin embargo eso no quita que puedan ser modernos y se encuentren en perfectas condiciones. Por eso a mi me gusta ir variando de alojamiento