Saturday, November 19, 2011

LOS SECRETOS DE MI CAMA...








Esta mañana mientras arreglaba mi habitación…me recordé de algo que hacía tiempo había guardado.


Por razones obvias no diré los nombres de los santos…pero si quiero compartir el milagro…pues son las pequeñas cosas de esta vida la que nos enriquecen y nos llenan de sabiduría.

La historia de mi cama comienza años atrás…cuando le comente a alguien que iba camino a una tienda para comprarme una cama nueva…Esa persona me dijo…mi hija tiene una que ya no necesita…si la quieres le digo que te la de…esta nueva!

Instale la cama en mi cuarto…la vestí de sabanas nuevas…y se veía esplendorosa en medio de todos mis muebles y recuerdos de viajes pasados.

Una madrugada sentí como una voz…pensé que el televisor estaba encendido…pero no…todo estaba oscuro y en calma…de nuevo sentí que alguien me hablaba…para mi sorpresa…era mi cama…me dijo que quería contarme una historia…y resolví arroparme y escuchar...cosa que hago por costumbre…porque siempre hay algo que experimentar.

Las camas suelen tener leyendas…conversan en voz baja…como diciendo algo velado…pero siempre con el deseo de poder narrarlo…por lo menos la mía lo hace así.

Me comento…que en esa cama durmió durante varios años alguien que era HIV positivo…en ese momento pretendí no tener miedo…pues era la época donde casi nadie sabía de la enfermedad…como se contagiaba…quien la padecía y además eran los años donde todos…incluyéndome…le teníamos miedo a esa feroz plaga que venía a azotarnos.

Comenzó por decir…”Había un joven que estaba enfermo, triste y muy afligido…debido a que padecía esa cosa rara…que cuando la mencionas…todos se espantan y te quedas muy solo”.

Continuo…”Pero una mañana…el joven… le conto a una amiga…(que vivía sola y la morada le quedaba un poco grande…y ella también necesitaba compañía)…que no tenia donde vivir”.

Después de contarle el mal que padecía…la muchacha le brindo su casa…para compartirla…y durante varios años se acompañaron mutuamente…la vivienda se convirtió en un hogar…pues no solo tenía donde vivir…también adquirió una familia…que le amaba…le respetaba e ignoraba acérrimamente la dolencia”.

No me atreví a decirle a mi cama…que conocía la historia cuando decidí mudarla a mi cuarto…no quise desilusionar…a su alma narradora de leyendas…

Así durante varios meses…habían noches que me hablaba…lo que aquel joven…sentía, temía…la soledad que le acompañaba…el sentirse abandonado…pero también me conto cosas positivas que le iban ocurriendo.

Me conto…que en un día de Acción de Gracias…se reunió toda la familia…y él se sintió parte de aquel entorno…fue una noche que él nunca olvidara…pues esa noche…alguien le dio otra prueba de amor…muy necesaria…en medio de su situación.

Invitaron a un familiar a la cena…que solo tomaba Coca Cola…y cuando todos se sirvieron los vinos…habían dos vasos, iguales…con hielo y el dulce néctar azabache…de aquellos que no beben alcohol…la conversación era grata…se hablo de los seres queridos…de la patria distante…y de esas cosas que se hablan, cuando la familia se reúne…En un momento de confusión…la señora que disfrutaba su bebida favorita, se confundió de vasija…el muchacho aterrado corrió a quitársela…diciéndole, “ese es mi vaso…yo estoy enfermo”…la dama le miro a los ojos y sin pensar mucho…le contesto…”Prefiero beber de alguien que me contagie el cuerpo…a beber de alguien que me enferme el alma”.

Me confió mi cama…que esa noche de Thanksgiving…cambio la vida de dos personas…dos seres que vivían con miedo a lo desconocido…pero que el destino disfrazado de amor…les junto…para que ambos sintieran que pesa más el cariño…que una rara enfermedad.

Noche…que si todavía quedaba algún temor…desapareció para siempre…noche, en que se entiende…que se ama…”a pesar de”…y donde las cosas importantes se definen…para siempre…donde se ahuyentan las formas y prevalecen los valores…y se es mas gallardo…que asustadizo...que van primero los sentimientos…que las aberraciones de aquellos que no poseen ni cultura…ni humanidad.

Que se da gracias por todos los que tocan a nuestras puertas…pues cuando la abres…estas ensanchando tu mundo…le estas dando entrada a una nueva vida…a nuevos sentimientos…y cierras las de aquellos que están llenos de prejuicios y odios…resultado de la ignorancia colectiva…

Estás viviendo una epifanía…perdonen la pasión…que le pongo a lo que siento…pero sin ella no se vivir.

…Y como yo también hablo con mi cama…para que ella no sienta que está sola…le conté que a través de la joven…que decidió saltar todas las barreras culturales…los miedos…la discriminación…dándole un nido a un gorrión…abatido...”ese” fue uno de los mejores jueves del mes de Noviembre…pues el amor es muy parecido al agradecimiento…y que de eso se trata…de sentir amor…pasión…dar gracias por todo lo vivido…y también por todo lo aprendido.

A los temores se vencen con la razón…que la vida nos regala día a día.

Como estaré ausente…les regalo este pedazo de mi memoria…que se…que está mal escrito…pero que lo escribí con todo el amor que siento por ustedes…y por dar gracias…porque los llevo como mis amigos y familiares…como diría Cantinflas…”es casi lo mismo…porque es igual”.

Espero que mi cama no se sienta ofendida…ya que dormiré por siete noches en otra cama…pero regresare…para seguir escuchando mis historias favoritas.

Happy Thanksgiving…



…Y PASA LA NOCHE.

3 comments:

Delia Laguna said...

El miedo paraliza y no deja fluir al amor y por mas que yo lo siento no dejo de comprender mi equivocación y quizás al comprenderla pueda empezar a corregir lo que me detiene.

Gracias por esta historia que me ha conmovido infinitamente.

Y muy a propósito de estas fechas también puedo desearle a usted y a todos los que lean este comentario un Happy Thanksguiving...

Anonymous said...

Linda historia , amiga, te vamos a extrañar , que la pases bien and , be safe, un abrazo , Secun

Wilfredo Ramos said...

Gracias Cuqui por hacernos participes de las confesiones de tu cama. Yo la recibi como un regalo, pues el tema me llega muy de cerca, tambien lo vivo y lo sufro. No estoy enfermo, no es mi caso, solo eso te digo. Pero de todas maneras estoy dentro de esas mismas situaciones que solo con mucho amor se pueden llevar hacia lo infinito. Yo pasare el dia de Thanksgiving en el viaje a nuestra "isla", asi que tendre la gracia de compartir en la noche con mi otra mitad, que me espera con muchas ansias. Todo lo mejor para ti y los tuyos amiga!