Monday, January 17, 2011

EL ALMA DEL PUEBLO HAITIANO...






Cuando era una niña en los finales de la década de los 50, escuchaba a mi madre hablar sobre los Tonton Macoutes, un ejército paramilitar creado por François Duvalier, el dictador Haitiano. En la mitología Haitiana criolla, se le llama así, al “Hombre Siniestro” o como decimos los cubanos, “El Coco”, ese personaje que deambula las calles de noche y nos hace daño.

Los que hablaban en contra de Papa Doc, como algunos le llamaban, desaparecían durante la noche, víctimas de los temidos Tonton Macoutes…estos se encargaban de asesinarlos y a la luz del día exponían sus cadáveres, para sembrar el pánico entre la ciudadanía.

Igualmente se aprovechaban del temor al vudu y les hacían creer al pueblo, que estos matones a sueldo de Papa, además de matarles, les robaban el alma.

El líder de estos asesinos era el Ministro del Interior Luckner Cambronne, a quien también se le conocía como el "Vampiro del Caribe", porque comercializaba con la sangre y los cuerpos de los asesinados…que eran vendidos para usos médicos.

Este tétrico personaje fue exilado de Haití, por el hijo de Papa Doc (por miedo a que tomara el poder) y vino a residir a la ciudad de Miami...falleció impune y sentado en su casa, en el año 2006.

En 1980 trabaje con un joven contador haitiano llamado François, el cual hacía unos meses había llegado a Miami, gracias a un pasaje pagado por su Iglesia, en Puerto Príncipe.

Su Pastor le saco de la isla, ya que mi compañero de oficina estaba bajo tratamiento médico...debido a que fue apresado por los Tonton Macoutes...pudo escapar y desde ese entonces escuchaba voces y temía que durante la noche vinieran por el.

Vivia en estado de panico...También tenía problemas estomacales debido a algo que le hicieron beber durante su cautiverio.

François me regalo una biblia, la cual conservo hasta el día de hoy, en su dedicatoria me dice, “Léela, para que nadie te robe el alma mientras duermes”...

Hoy es noticia que Jean-Claude Duvalier está de regreso en Haití…declaro a la prensa que, "regresa para ayudar"…no se qué tipo de ayuda puede aportar el hijo de Duvalier a su país...

A la muerte de su padre, gobernó a Haití por 15 años y todo lo que hizo fue tener una vida de playboy, asistir a las galas sociales y pasearse con cuanta mujer hermosa, quiso tomarse una foto a su lado. Mientras su madre Simone, su hermana Marie-Denise y el Vampiro del Caribe, llevaban el país, tal y como lo hizo el Viejo Doc…con hambre, horror y miseria.

Cuanta calamidad puede llover sobre un pueblo?…Un terremoto...un huracán...cólera y ahora la llegada de Baby Doc…

Que viene a buscar…los cadáveres para comercializar con ellos?

No bastaron 30 años de tirania...no robaron y mataron lo suficiente...Haití no tiene riquezas que ofrecer a la familia Duvalier...y Jean-Claude nada puede dar, que no sea volver a una dictadura regida por el terror, la corrupción y el asesinato...no tienen bastate horror los haitianos?

No sé donde estará esta noche mi amigo François…pero donde este, sé que no podrá dormir…pues temerá que vuelven, para robarle su alma.


Invito a comentarios….


…Y PASA LA NOCHE.

2 comments:

Anonymous said...

Tia Cuqui como siempre muy profunda en tus textos ya soy un asiduo besos fernan

Bet said...

Cierto. Como si fueran pocos los males de Haití vuelve el espíritu siniestro que recorre no sólo el Caribe sino Latinoamérica entera... el del Caudillismo. El caso haitiano no es, ni remotamente, aislado. Hasta que no superemos el caudillosmo mesiánico, que es lo que subyace, no comenzaremos a resolver nuestros problemas.