Friday, July 27, 2012

CUATRO...DE CORAZONES









Cada día me convenzo más de que Dios escribe muy derecho…con renglones muy torcidos.

Lo que hace unos meses nos hirió…nos dolió y nos hizo pensar que ya no quedaban personas leales, decentes y amorosas…se ha convertido en inspiración para hacer de unos pocos…una gran familia.
En medio de nuestras penas por la decepción sufrida… a causa del perjuicio que alguien quiso aportarnos…con una maldad muy rumiada, deliberada y muy bien ejecutada… hemos recibido uno de los más maravillosos regalos que Dios nos quiso conceder.
En nuestros momentos más íntimos de conversaciones, reciprocidad y oraciones…hemos logrado construir un hogar.
Quiero, sin permiso de ellos…porque sé que no se incomodaran…llamarles por sus nombres y dejarles un gran mensaje de amor…y un reconocimiento de fe… a esos seres tan sublimes que la divina providencia ha querido reunir.
En Isa, he hallado una hermana sincera, afectuosa, divertida y con una nobleza muy hermosa.
En Lulú, he encontrado una hija…leal, con un amor muy especial y un respeto… que tal vez una verdadera hija…no me hubiese brindado.
En Julito, un ángel terrenal…lleno de ternura, sentimientos, cristiandad y una bondad sin límites.
Con muy pocos atributos…porque sé que reúnen mucho mas que lo que yo puedo expresar…y además, tendría que consultar el Diccionario de la Real Academia Española…he tratado de dejar plasmado el concepto que tengo de ellos...tratando de retratar sus cualidades.
Hemos y hablo en plural…porque sé que sentimos igual…encontrado una familia…la cual nos cuidamos, estamos pendientes de las necesidades espirituales y físicas de cada uno…y velamos por el bienestar de todos…como prueba queda la conversación tan hermosa que hemos tenido hoy…y a pesar de la distancia…y por encima de ella…somos cuatro corazones que latimos al unísono…y hasta adivinamos las angustias y las alegrías de nuestras vidas diarias.
En pocas personas se hace el milagro…de esos benditos sentimientos que hemos llegado a experimentar…con el continuo intercambio nuestras vidas cotidianas.  Con ese estar presente, cada vez que nos necesitamos, con las sonrisas, los sueños y hasta las sanas irreverencias que compartimos.
Que favorecidos hemos sido…la vida nos ha puesto en un lugar muy privilegiado…y hemos sabido hacer lo mejor de los días compartidos.  Nos necesitamos, nos respetamos y sabemos valorar las virtudes y porque no…los defectos que podamos tener. 
Hemos sido uno…en oraciones…momentos difíciles y en las pequeñas alegrías del continuo vivir.
Por todo eso le doy gracias a Dios…
Que siempre estemos juntos…que siempre nos percibamos…nos respetemos y nos arrullemos…como lo hemos hecho desde el día…que decidimos convertirnos en compañeros…llanos…sencillos…consanguíneos.
Gracias por las anécdotas, chistes, maldades, por esa complicidad sana…que compartimos diariamente.
Que Dios nunca nos falte…pues él nos ha querido juntar para que sepamos…que hay seres que valen la pena intimar, disfrutar y llegar a amar.
En el juego de poquer de mi vida...me ha tocado la mejor carta.

...Y PASA LA NOCHE.



1 comment:

Miriam De La Vega said...

Muy lindo y sentido tu escrito, me encantó, como todo lo que escribes, aunque confieso que no pude evitar que una nube de tristeza nublara mis ojos, me hubiera gustado que en vez de un cuatro de corazones, fuera un cinco, hubiese querido que mi corazón estuviera incluído en esa carta tan especial, porque para mí tú eres una de las personas más lindas que me ha regalado FB. Tengo que analizar en qué fallé para que ya no me tengas en tu cuadro de honor y me gustaría mucho saberlo, a veces uno mismo no se da cuenta de sus errores y de sus defectos y necesita de alguien que se los señale. De cualquier manera, me alegro por esa familia tan linda que han formado, considero que los cuatro son realmente personas muy valiosas.
Te quiero mucho.